Poemas de Amor Pablo Neruda

Si te gustan los poemas de amor Pablo Neruda, te encantarán las frases que tenemos compiladas para que puedas recoger y dedicar a quien tú más quieras.

 

No te vayas por una hora porque entonces en esa hora se juntan las gotas del desvelo.

 

La risa es el lenguaje del alma. – Poemas de amor Pablo Neruda

 

Todo era de los otros y de nadie, hasta que tu belleza y tu pobreza llenaron el otoño de regalos.

 

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu fracaso.

 

Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana.

 

A nadie te pareces desde que yo te amo.

 

Si me preguntáis de dónde vengo tengo que conversar con cosas rotas,con utensilios demasiado amargos, con grandes bestias a menudo podridas.

 

Las copas se llenan y vuelven naturalmente a estar vacías y a veces en la madrugada, se mueren misteriosamente.

 

Los poemas de amor Pablo Neruda

A continuación encontrarás más poemas de amor Pablo Neruda:

 

Como todas las cosas están llenas de mi alma, emerges de las cosas, llena del alma mía.

 

Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas mientras la noche azul caía sobre el mundo.

 

Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes a tus ojos oceánicos.

 

En ti los ríos cantan y mi alma en ellos huye como tú lo desees y hacia donde tú quieras.

 

Se trata de que tanto he vivido, que quiero vivir otro tanto a tu lado.

 

No quiero dormir sin tus ojos,

no quiero ser sin que me mires:

yo cambio la primavera

porque tú me sigas mirando.

 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

 

Debajo de tu piel vive la luna.

 

Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas que centellean como mi alma cuando te amo.

 

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte para que tú las oigas como quiero que me oigas.

 

Daría este viento del mar gigante por tu brusca respiración oída en largas noches sin mezcla de olvido.

 

Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste. Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.

 

Esto pone fin a los poemas de amor Pablo Neruda.