Frases de Pablo Neruda

“Que nada exterior llegue a mandar en mí”, dijo Walt Whitman. Y la parafernalia de la literatura, con todos sus méritos, no debe sustituir a la desnuda creación.

 

El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

 

He edificado mi casa, también como un juguete y juego en ella de la mañana a la noche. Son mis propios juguetes. Los he juntado a través de toda mi vida con el científico propósito de entretenerme solo.

 

Las tres reglas supremas que deben regir una buena comida son: primero, el sabor; segundo, el olor; tercero, el color. Estos tres aspectos deben ser exigentemente respetados. El sabor debe ser exquisito. El olor debe ser delicioso. Y el color debe ser estimulante y armonioso.

 

En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir.

 

Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano.

 

La timidez es una condición ajena al corazón, una categoría, una dimensión que desemboca en la soledad.

 

Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

 

Hago al andar el ruido de la muerte

y si mis ojos dicen

cuánta vida he vivido y cuánta muerte he muerto

ellos podrían también deciros

cuánta vida he muerto y cuanta muerte he vivido

 

¿Sufre más aquel que espera siempre que aquel que nunca esperó a nadie?

 

Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida.

 

Cuando crezcas, descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.

 

El amor no se mira, se siente; y aún mucho más cuando ella está aquí junto a mí.

 

Y si no das más, tan solo encuentra lo que hay en tus propias manos, debes pensar que dar el amor nunca se hace en vano. Sigue adelante, amigo, y nunca mires atrás.

 

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,

te amo directamente sin problemas ni orgullo:

así te amo porque no sé amar de otra manera

 

Para mi próximo truco, necesito que me beses y haré aparecer mágicamente mariposas en tu estómago.

 

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.

 

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar.

 

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente.

 

Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas.